.

Presentación

El proceso de intensificación de la modernidad ha generado una hiperindustrialización de la cultura que ha afectado los planos simbólicos, materiales y subjetivos de la existencia humana. Estamos experimentado transformaciones estructurales que van de la mano de la tecnologización de los entornos.
Por ejemplo, las tecnologías de información y comunicación han modificado estructuralmente las formas de organización social. La creatividad, la interactividad y el trabajo reticular son claves al momento de comprender las luchas por el código. El poder, hoy, se piensa y se ejerce en las redes de interacción hipermediática de la era digital. Los usos estratégicos que los colectivos realizan de las tecnologías de información y comunicación han sido capaces de rediseñar las formas de acción social y política, configurando espacios de interacción de carácter híbridos, donde lo offline y lo online se en-redan para la consecución de objetivos socio-políticos diseñados en función de las necesidades de la ciudadanía. Pero también, desde “arriba”, las tecnologías han sido utilizadas como herramientas propicias para la creación de un nuevo modo de gobernabilidad y control de la ciudadanía.
Pero las mutaciones no tan sólo se evidencian a nivel de la acción política colectiva y del control que efectúan los e-gobiernos. También es posible reconocer innovadoras formas de producción cultural, novísimas relaciones de mediación entre sujetos y tecnologías, configuración de comunidades virtuales que debaten y se identifican en función de múltiples escenarios de referencia, por nombrar algunos.
Es por ello que la cátedra Tecnopolítica y Cultura Digital busca atender y comprender, desde una perspectiva crítica, las modificaciones técnicas, culturales, materiales y sociales que están operando en el actual escenario tecnomediático.